INÉDITO

El infierno personal de la Reina Letizia que podría iniciar en 2023 y marcar el resto de su vida

La Monarca nunca pensó que sus decisiones en el pasado podrían terminar de la forma más dolorosa con su futuro.
miércoles, 8 de diciembre de 2021 · 02:30

La llegada de la  Princesa Amalia de Holanda a la mayoría de edad pone en perspectiva a muchos ante la proyección de este mismo momento pero, en el caso puntual de la Princesa Leonor, y no precisamente por su juramentación, nuevas fotos oficiales, compromisos institucionales o la vida militar, sino por la situación particular de sus padres, el Rey Felipe y la Reina Letizia. De hecho, los ojos de los expertos se fijan particularmente en la Soberana, y no por las razones más amables.

Por alguna razón, se piensa que la situación matrimonial entre los reyes no siempre es tan indulgente como se puede llegar a creer. Pese a las muestras de complicidad en público, algunos señalan que hay ciertos problemas en el paraíso y no resulta del todo descartable si consideramos que ya ha pasado casi dos décadas desde que se unieron en matrimonio en 2003 y, al menos alguna vez, han debido tener alguno que otro desencuentro.

Rey Felipe y Reina Letizia.

Por supuesto, la Reina Letizia sería el eslabón más débil de la cadena si su matrimonio se fracturara de forma definitiva y sus peores pesadillas se harían realidad, según datos que han surgido desde portales como "Merca2" ante esta posibilidad.

Aunque la Princesa Leonor tendrá la mayoría de edad en 2023, si sus padres se separaran, no tendría la libertad para visitar a su madre como cualquier otro joven en una situación similar, y ni hablar de la Infanta Sofía quien para ese entonces tendrá 16 años. En caso de divorcio, la tutela de las hijas de la Reina Letizia pasaría directamente a la Corona, ni siquiera el Rey Felipe, dado su "nuevo" estado civil. En la práctica, la crianza de las jóvenes quedaría a cargo de la Reina Sofía.

Una situación devastadora para la Reina Letizia sería perder a sus hijas.

Lamentablemente, las capitulaciones matrimoniales que firmó la Reina Letizia para poder desposarse con el Monarca la dejan desamparada legalmente si quisiera reclamar sus derechos ante la justicia española dado el carácter de inviolabilidad del Rey Felipe, quien no puede ser procesado, juzgado, ni condenado. En todo caso, bajo su potestad quedaría la posibilidad de permitir a la Monarca tener contacto con las niñas aunque es posible que durante los primeros meses y años se mantengan forzosamente separadas.

A modo de compensación, la Reina Letizia recibirá una nada despreciable suma después de su desvinculación de Casa Real. Podrá elegir su lugar de residencia y, según el medio consultado, recibirá una asignación anual de 88 mil euros. Nada mal por cierto, aunque estaría condenada a vivir sola entre opulencia.

La mejor situación para todos es que la familia se mantenga unida.

Otro de los aspectos en los que la Reina Letizia no podrá intervenir será en la educación de sus hijas. Según la ley, la heredera al trono no está realmente obligada a tomar el servicio militar, aunque es muy recomendable que lo haga. Si ella no estuviera de acuerdo, podría contar con el apoyo de su madre, de quién se ha dicho que no está por la labor ante la idea, e incluso se ha acusado a la Consorte de ser la responsable de retrasar la incorporación plena de la Princesa Leonor en la fuerza castrense. Dicho así, ante un posible divorcio, la Reina Letizia no podría siquiera intervenir con el Rey Felipe.

No hace falta ser demasiado intuitivo para concluir que a la Reina Letizia le conviene permanecer unida al Rey Felipe en sana paz y convivencia. ¿Qué podría ganar en retribución de perder a su familia? ¿Dinero? ¿Un lugar para ella sin rigores ni responsabilidades? ¿Una vida acomodada? ¡Ni hablar! Por más desaveniencias, crisis matrimoniales y desencuentros que pudiera tener con el Rey Felipe, perder a su familia no parece una posibilidad, así que la sucesora de la Corona podría contar con la unión familiar incluso después de cumplir sus 18 años.