INFANTA CRISTINA

La Infanta Cristina y las "deudas a pagar" que quedan en su vida después de Iñaki Urdangarin

La exduquesa se enfrenta al vacío, las dudas y un nuevo estado civil.
miércoles, 15 de junio de 2022 · 05:45

La Infanta Cristina cumplió este 13 de junio 57 años en medio de un limbo emocional, familiar, legal y comunicacional que apenas comienza a recomponerse después del shock inicial que supuso ver a su familia desmoronarse, gracias a la traición de Iñaki Urdangarin a principios de año, que enmarca lo que queda de este turbulento 2022 y culminará con su inminente divorcio, luego de anunciarse oficialmente la "interrupción" de su matrimonio de 25 años de historias, amor y deslealtad.

De todos los integrantes de la familia Borbón, sin duda, la Infanta Cristina siempre ha sido la menos mediática desde los días del caso Nóos. Con su vida establecida en Ginebra, tres de sus cuatro hijos ya mayores de edad y una marcada distancia de la familia real, la exduquesa se enfrenta al vacío sola y en la distancia. 

La Infanta Cristina atraviesa sus peores horas. (Foto de archivo)

Ampliamente criticada ha sido la distancia detectada por varios medios entre ella y su madre, la Reina Sofía, y en todo caso, su única aliada es la Infanta Elena. Además, se sabe que cuenta con el apoyo incondicional del Rey Emérito Juan Carlos, pero el desasosiego es su fiel compañero desde hace meses, cuando Ainhoa Armentia era el nombre que constituía la tercera arista de su fallido matrimonio.

Ni hablar de su hermano, el Rey Felipe, y doña Letizia. Recomponer su relación con el Monarca es una asignatura pendiente que no sabemos si algún día la Infanta Cristina saldará. Al parecer, nada ha cambiado entre ella y Casa Real, pero en el seno familiar las cosas no parecen mejorar, pues quedó explícito que no fue invitada a la reunión en Zarzuela entre el Rey Juan Carlos y el resto de los Borbones en su regreso a España.

La Infanta Cristina comienza a dar pasos sólidos hacia su nueva vida sin Iñaki Urdangarin. (Foto: Caras)

De cara a la vida en Ginebra, la situación personal de la Infanta Cristina sería casi de total soledad si no fuera porque su hija menor, Irene Urdangarin, aún vive con ella, pero también es cierto que sus peores horas han transcurrido con sus tres hijos en la distancia y dos en el extranjero: Juan en La India de voluntario, Miguel estudia en Reino Unido y Pablo quedó asentado de forma permanente en Barcelona, donde edifica su carrera deportiva en el equipo de Barcelona en la categoría de balonmano.

El mundo de la Infanta Cristina se ha tambaleado y aún debe intentar recomponerse. Esta vez no contará con el apoyo de su familia política para sumar dolor a su sentimiento de pérdida, pero comienza a dar pequeños pasos en vías de una franca mejoría. Este nuevo año en la historia personal de la hija menor de los reyes eméritos puede abrirle nuevas posibilidades y ahora que se encuentra sola, dispondrá de mucha libertad para volver a ser ella misma. ¿Logrará encontrar la paz y volver a reconectar ciertos nudos en casa real?

Otras Noticias