IÑAKI URDANGARIN

Iñaki Urdangarin como nunca antes visto, desatado y sin amores a la vista en Barcelona

Si la Infanta Cristina se ha recuperado, el exatleta no puede disimular lo bien que le va en solitario.
domingo, 19 de junio de 2022 · 11:59

En estos momentos, Iñaki Urdangarin no puede hacer otra cosa que contar las horas, minutos y segundos para proclamarse como un hombre renovado y felizmente divorciado. Su historia con la Infanta Cristina está por terminar y, desde hace rato, Ainhoa Armentia no aparece junto a él para estelarizar titulares de la prensa del corazón.

¿Qué pasó con la historia de amor turbulenta y dispuesta a someterse al escarnio y la tribuna pública por el final único de la libertad? Pues poco o nada es lo que se sabe, excepto que el vasco está viviendo su mejor vida, más sonriente y animado de lo que lo hemos visto en 25 años.

Sin amores a la vista, al exduque de Palma lo hemos visto cenando junto a algunos amigos en una foto tomada durante sus tránsitos por Barcelona en días pasados y ahora reaparece en un partido de balonmano del Barça, visiblemente emocionado y eufórico ante la victoria del equipo local contra el Kiel en un cerrado 34-30, sin importar cuál camara lo captaba en medio de su emoción y junto a sus buenos amigos Joan Laporta y Enric Masip en el área VIP, mientras saborea la posibilidad de convertirse en algún momento en entrenador del equipo titular y así lo reseña "El Nacional".

Iñaki Urdangarin abandona su semblante triste y apuesta por un mejor humor. (Foto: El Nacional)

Como un aficionado cualquiera y hasta con bailecito incluído en gradas, Iñaki Urdangarin puede finalmente permitirse estos gestos, celebraciones y desparpajos que antes parecían totalmente inviables junto a la Infanta Cristina. Es cierto que pertenecer a la familia real abre muchas puertas, pero cierra otras como la de la personalidad y esto ya no parece un problema. De hecho, ni siquiera junto a Ainhoa se le pudo ver tan pletórico.

El baile de celebración que Iñaki Urdangarin protagonizó en pleno partido. (Foto: El Nacional)

Liberado de las presiones y en medio de su entorno natural, en el que no se le juzga sino que se le reconoce como una gloria deportiva mientras su camiseta con el 77 en la espalda siga en su sitial de honor, Iñaki Urdangarin se siente finalmente donde siempre debió estar y quizás de donde nunca debió salir para perseguir  el sueño de cazar princesas. ¿Cómo habría sido su vida si la Infanta Cristina jamás hubiera reparado en su cabello rubio, su increíble altura y mirada azulada?

Es posible que ni siquiera el mismo Iñaki Urdangarin podría responder a esta interrogante, pero a lo hecho, pecho, y mira con entusiasmo el futuro. ¿Cómo no? Es lo que le toca ante una situación tan incierta, en la que su estabilidad laboral pende de una oportunidad que no parece llegar pronto, pero que sabe que tendrá más temprano que tarde. Si la Infanta Cristina se recupera con francas señales de superación, el exbalonmanista está en su mejor momento, aunque a su paso haya procurado mucho dolor.

Otras Noticias