EL COMODÍN

La receta para el arroz blanco perfecto, la guarnición que salva cualquier menú

Puede que esta sea una de las recetas con peor reputación, pero la más fácil de aprender.
martes, 20 de julio de 2021 · 10:36

Existen algunas preparaciones que, por motivos desconocidos, parecen muy difíciles de conseguir y eso es exactamente lo que sucede con el arroz blanco. Las principales complicaciones tienen que ver con que generalmente hacemos una cantidad con la que tendremos que alimentarnos durante semanas, o se nos pasa el punto y queda pegajoso. Sin embargo, conseguir un buen arroz blanco no es tan complicado como parece, solamente es necesario seguir algunos pasos.

Arroz blanco.

Ingredientes para 4 personas:

4 pocillos de arroz bomba

1.5L de agua

Sal gruesa

1 hoja de laurel

Arroz blanco.

Procedimiento:

Comenzaremos el arroz blanco enjuagando los granos debajo del grifo. Repetiremos el proceso varias veces para quitar la mayor cantidad posible de almidón, pues este es el componente que luego lo hace pasarse de punto. Luego pondremos el agua a calentar con la hoja de laurel (opcional) y sal y esperaremos que hierva. Recién cuando el agua rompa hervor colocaremos el arroz, removeremos para que no quede pegado en el fondo de la cacerola y a partir de entonces no lo tocaremos más.

El arroz blanco puede hacerse con el recipiente tapado o descubierto, esto solamente influirá en que quizás tarde un poco más en llegar a su punto porque, en el caso de que lo hagamos sin tapa, el calor se concentrará menos. En ese caso les recomendamos que regulen el tamaño de la llama y si colocan la tapa, lo hagan a fuego muy lento para evitar que el líquido resulte poco.

Con el correr de los minutos comenzarán a observar que los granos de arroz consumen el líquido y aquí es donde solemos entrar en pánico, agregar agua y remover con el miedo de que se pegara en el fondo, pero eso es exactamente lo que debemos evitar. Mover constantemente solo hará que los granos desprendan más almidón y el resultado final sea todo lo contrario a ese arroz blanco suelto con el que soñamos. Recién al cabo de 15 minutos, probaremos el punto y, si está listo, retiraremos, de lo contrario, podemos agregar un poco más de agua (siempre hirviendo) hasta llegar al punto justo.

Arroz blanco.

Entonces, las claves para conseguir un arroz blanco perfecto tienen que ver con medir bien la cantidad de arroz (1 pocillo de café por porción) y resistirse a la tentación de mover constantemente. A partir de ahora, ya sabéis cómo hacer este acompañamiento que antes lucía como un auténtico desafío culinario y os recomendamos que lo prueben como guarnición de unos espectaculares calamares en salsa. ¡Buen provecho!

Otras Noticias